L1

La Plataforma Catasalacarta.com entrevista a la experta de cata Rosa Ávila que presta sus servicios profesionales de cata de cerveza, ron, vino y whisky en Valencia.

Buenos días Rosa,

Te damos la bienvenida a la Plataforma de sumilleres de Catasalacarta.com.
Rosa viene a vernos desde Valencia, para hablarnos de sus experiencias y vivencias en el mundo de la cata. Es experta en catas de cerveza, ron, vino y whisky.

Para los que no tengan el placer de conocer a Rosa, decir que es formadora homologada de los vinos de Jerez en el Consejo Regulador. Es experta en planificación de eventos, en la Industria de los vinos y licores, en servicio al Cliente, en ventas y estrategia de marketing, entre otras muchas cosas que se pueden conocer en su perfil profesional de Catasalacarta.com

Si te parece bien Rosa, damos comienzo a la entrevista…

P.- Porque motivo o motivos te adentraste en el mundo de la cata?
R.- Muchas gracias Carlos por tu amable presentación e invitación a Catasalacarta.com. Durante muchos años trabajé como coordinadora de personal en una empresa multinacional de servicios petroleros. Durante mis viajes acumulaba millas que me permitían ascensos de clase en la mayoría de mis vuelos. Siempre que me ofrecían la carta, podía apreciar que algún Sommelier de fama hacia sus recomendaciones para los pasajeros de la clase ejecutiva. Comencé a hacer mis averiguaciones de cómo podría convertirme en un Sommelier. El destino me llevo a Lima, Perú, donde en La Academia Le Cordon Bleu inicio mi carrera de Catadora.


P.- Como experta que eres…qué significa para ti “catar” o analizar sensorialmente un producto?

R.- Catar para mí es prestar mucha atención a lo que tenemos ante nosotros. Es una experiencia disfrutamos con todos los sentidos. Es un arte que una vez aprendido nos resulta muy difícil dejar de practicarlo en nuestra vida cotidiana.
Catar también es evaluar técnicamente la calidad de un producto y compararlo con un patrón esperado para poder calificarlo de una manera más objetiva. En ese sentido, se evalúa la complejidad de aromas y sabores, estado actual del producto, como también el potencial de guarda, etc.


P.- Qué tipo de cata es la que más te gusta celebrar y porque?

R.- En el ámbito de dictar una cata, me gusta mucho celebrar las catas de iniciación al vino. Cada cata nos trae un nuevo aprendizaje. Ver a los participantes descubrir que el aroma que percibimos cada día es muy fácil de identificar cuando lo asociamos a un recuerdo.

En el ámbito del aprendizaje personal, me gustan las catas a ciegas en donde pongo mis sentidos a prueba para identificar las calidades de un producto.


P.- En qué medida el esfuerzo y trabajo de los productores gastronómicos se valora gracias a la cata?
R.- Es muy común que el valor de un producto se incremente o que un producto incremente su demanda, después de una evaluación muy positiva por alguna entidad reconocida como la Guía Peñin, Wine Spectator, Parker, etc.

En muchas ocasiones y en diferentes cadenas de supermercados nos ofrecen pequeñas degustaciones de productos que tienen una gran publicidad, y de forma casi inconsciente y por el simple hecho de haberlo probado ese día nos vemos tentados a comprar el producto. Considero que dar a conocer el producto es esencial para su valoración.


P.- Crees que por parte de los bodegueros y resto de fabricantes gastronómicos se deberían de promocionar las catas para fomentar e incrementar el consumo de sus productos? Venderían más y mejor?

R.- Definitivamente. Somos lo que mostramos. Me entusiasma tener la oportunidad de promocionar productos locales que ni los mismos habitantes del lugar conocen por falta de estas pequeñas iniciativas.
Una vez que se transmite el conocimiento y el consumidor sepa las diferencias de calidad entre los diferentes productos, es común que el consumo incremente.


P.- Opinas que la etiqueta de un producto por sí sola vende?

R.- En los tiempos modernos la imagen vende más que el contenido. Atrás quedaron las etiquetas cargadas descoloridas y con nombres impronunciables. Actualmente se busca llegar a un público más variado, tanto jóvenes como adultos, y las etiquetas pueden ayudar a lograr este objetivo.
También es común encontrar productos de empresas muy famosas de renombre que tienen una calidad inferior a productos de empresas menos conocidas cuando evaluados en la misma categoría. En esos casos, las catas a ciegas benefician a los más pequeños y menos conocidos.


P.- En las catas que celebras, que es lo que más le interesa al cliente, la parte más lúdica o la parte formativa?
R.- He celebrado catas con participantes muy comprometidos con la formación, pero en términos generales, la parte lúdica toma protagonismo, especialmente en las catas de iniciación. 

Poder demostrar con juegos de aromas que esperar de un vino, hace de una cata de iniciación un evento muy participativo.
En las catas avanzadas que ya son más técnicas, los participantes ya quieren saber un poco más sobre la calidad de potencial de guarda de un vino y como identificar defectos en un vino.


P.- Para aquellos clientes que quieren apuntarse a una cata pero lo que buscan es algo más lúdico, que actividades se pueden organizar en una cata para conseguir este fin?
R.- En mis catas de introducción utilizamos una serie de aromas con los que los participantes pueden entrenar la parte sensorial. Les hacemos identificar al menos unos 7 aromas de diferentes series aromáticas. Cada participante apunta su primera percepción en un papel. Al final del ejercicio el o los participantes que hayan acertado mayor cantidad de aromas se hace acreedor de un pequeño premio, generalmente relacionado al mundo del vino.

También probar un producto a ciegas buscando identificar sus características, me ha dado muy buenos resultados de participación.


P.- No todos los clientes tienen la misma agudeza sensorial para la cata…es posible gracias a la práctica mejorar esa capacidad sensorial?
R.- Claro que sí. Un ejercicio que siempre hago antes de una certificación importante es llevar mi set de aromas y practicar. Es notable cómo se mejora la agudeza sensorial con la práctica.

Algunas personas nacen una gran agudeza sensorial, especialmente la olfativa. Como experiencia propia puedo decir que en mi casa, y desde muy pequeños, mis hijos, han ido practicando con nosotros cada vez que presentamos algún nuevo aroma. Con tiempo y dedicación es posible crear una memoria olfativa que nos permita disfrutar de la actividad de cata.


P.- La fase gustativa es la fase que más gusta al público en la celebración de la cata…crees que esta fase es más importante que la fase visual y la olfativa?
R.- A pesar de la creencia de que la fase gustativa es la fase que más se disfruta y de que la comida entra por los ojos, puedo asegurar que hay mucho entusiasmo a la hora de la fase olfativa. Es impresionante la cantidad de aromas que puede percibir nuestra nariz. En boca y en vista la experiencia no llega ni cerca, aunque de igual manera se disfruta.

La fase gustativa es básicamente una confirmación de lo que se ve y principalmente de los aromas que se siente del producto.


P.- En algunos supermercados podemos ver que sorpresivamente las bodegas a través de sus agencias de publicidad contratan a azafatas en las degustaciones de sus vinos…crees que lo hacen por precio o porque desconocen cómo localizar a sumilleres que les ofrezcan este servicio?
R.- Solemos relacionar conocimiento con alto precio. A mi parecer se trata más de costumbre y no por el conocimiento. Las azafatas en los eventos atraen la atención de un gran porcentaje de asistentes, sin embargo, los tiempos cambian y hoy día podemos encontrar más gente capacitada en el área que puede dar más información acerca del producto que se intenta comercializar.


P.- Que sueles cobrar por persona en una cata, poniendo tú el producto y los materiales de cata?
R.- En una cata tradicional de inicio cobro alrededor de 20 euros por persona. El precio incluye la cata de tres productos (Vinos), practica con aromas, un pequeño premio para el participante revelación y un pequeño compartir post cata para responder a preguntas en un ambiente de más cercanía que por experiencia, es donde salen las preguntas de un grupo más tímido. Cuento con todo el material tanto didáctico como cristalería y accesorios para que el evento sea del agrado del cliente. ¡Satisfacción garantizada o devolvemos el dinero!


P.- Qué le dirías a los clientes de la plataforma de Catasalacarta.com para que se animen a solicitarte presupuesto de cata?

R.- El cliente necesita sentir “What´s in It for Me”, entender cuál es el valor de participar en una cata. Si el cliente supiera que 5% de los vinos que consumimos tiene un defecto y lo consumimos sin saberlo, muy posible estaría interesado en saber un poco más sobre el producto. En el caso de los vinos, más de 80% de la población estará expuesto a probar un vino en un restaurante y conocer cómo proceder y qué esperar del producto, le da más tranquilidad al cliente.

En muchas ocasiones queremos reunirnos con amigos en casa o en algún restaurante o terraza. Nada mejor que hacerlo a través de una cata lúdica donde además de catar pasaremos unas horas muy gratas compartiendo conocimiento y diversión.


Muchas gracias Rosa, por tu presencia en el día de hoy, y por compartir con nuestros lectores tu experta visión del mundo de la cata. compartir un poco de tu tiempo con nosotros y con nuestros lectores sobre tu visión del mundo de la cata. Es todo un placer.

Antes de despedirme de ti, quiero aprovechar la ocasión para compartir tu ficha de experta de cata con nuestros lectores pudiendo los que lo deseen, solicitarte presupuesto gratuito y sin compromiso desde el botón "Solicitar Servicio" haciendo clic aquí.

 

L1