L1

La Plataforma internacional de sumilleres Catasalacarta.com, entrevista al sumiller experto en vino Rigoberto Luis Carceller Ibarra, profesor, y organizador de exposiciones en torno al vino. Rigoberto presta sus servicios profesional de cata en Madrid.

Buenas tardes Rigoberto,

Me alegra tenerte hoy con nosotros en nuestras oficinas de la Plataforma de Sumilleres de Catasalacarta.com, para hablar contigo de tus matices y experiencias como sumiller y profesor de cata de vinos en diversos Centros Culturales del Ayuntamiento de Madrid.

Para los que no tengan el placer de conocerte, decir que Rigoberto Luis Carceller Ibarra, aunque es Ingeniero Técnico en Geodesia y Cartografía graduado en Cuba, Máster en Migraciones por la Universidad Pontificia de Comillas, Especialista en Derecho de Extranjería por la Universidad Carlos III, Experto en Derechos Humanos por la Universidad de Navarra, etc, etc, etc, es un apasionado del vino de origen cubano y de corazón español, que considera que nuestros vinos son una obra de arte esculpida por nuestra tierra, los caprichos de la climatología, y la experta intervención de nuestros viticultores y etnólogos.

Llegó a España en 1993 y en ese reinventarse continuamente después de sus  experiencias profesionales en Cuba como técnico topógrafo de la Academia de Ciencias de Cuba, y de participar aqui en Madrid en un sin fin de obras, algunas tan emblemáticas como pudieran ser La Caja Mágica, o el actual Wanda Metropolitano, se formó como Sumiller en la Escuela Sur de Hostelería de Madrid José María de Llanos, en uno de los cursos de más larga duración impartidos en España hasta la actualidad con unas 800 horas presenciales.

A día de hoy imparte diariamente formación de iniciación a la cata de vinos en diversos Centros Culturales del Ayuntamiento de Madrid, ha trabajado para diversas  campañas de múltiples bodegas españolas, y organizado altruistamente, varios eventos relacionados con la promoción de una mayor difusión de la cultura del vino y sus más de ocho mil años de historia, como por ejemplo, la exposición itinerante que tuvo lugar en el Centro Cultural Fuente Del Berro del Ayuntamiento de Madrid, en el Museo Etnografico El Caserón del Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes, y por última la del pasado mes de marzo en la Universidad Complutense de Madrid apoyada por Encuentro Complutense.

Como recordarán nuestros lectores que son del Club de fans de Baco, allí estuvo tambien en San Sebastián de los Reyes el muñeco sumiller dios del vino apoyando este interesantísimo proyecto con su ponencia sobre la historia del vino, a la que acudieron más de un millar de personas durante los quince días que duró la exposición fija, y que fuera inaugurada por su Alcalde. ¡Qué buen recuerdo, Rigoberto!.

rigo baco

Pues…si te parece bien, tras esta breve introducción, damos comienzo a la entrevista...empezamos…

P.- Como explicaba anteriormente eres un gran amante del vino. Te esfuerzas día a día por difundir la cultura del vino a todo aquel que tiene el gusto de conocerte…

Yo creo que el sector del vino español, precisa más personas como tú que dediquen su tiempo en promocionar el consumo del vino desde la cata y su cultura… ¿qué opinas al respecto?

R.- Muchas gracias Carlos por invitarme a esta entrevista y por tu amable presentacion. Volviendo a la entrevista, decirte que sin duda Carlos. Puede resultar un poco pedante mi afirmación porque en el fondo no soy más que un recién llegado a este universo vitivinicola, pero mientras sigamos entrando en los bares de un país al que personalmente considero un eden de la viticultura, y sus camareros te pregunten qué vino quieres tomar, si Rioja, Ribera del Duero o Verdejo..., no tengo dudas en lo que te digo, y por supuesto, no responsabilizo del todo al camarero, porque pretender cambiar algo que requiere ser mejorado siempre comienza por cambiar primero uno mismo. Incluso, hasta en el distinguido Salón del Gourmet que tanto me fascina visitar cada año, en el mismo túnel del vino por ejemplo, muchas veces quien te sirve un vino no saben explicarlo, y no será por falta de profesionales en España, pues como bien dicen los gallegos de haberlos los hay, incluso, hasta en el paro.

Con frecuencia nos quejamos mucho en nuestro sector de que en España no ha habido en el pasado una cultura y una preocupación sobre el vino, cosa con la que en parte discrepo totalmente,... y te cito un solo ejemplo... ¿cuántas veces por ejemplo hemos dejado tirado en la "cuneta del olvido" a alguien que ya desde 1513 recopilaba todo el saber de Europa sobre viticultura, incluso, hasta de cómo y dónde debían construirse las bodegas.

Para mí revivir al ingeniero agrónomo de Talavera de la Reina D. Gabriel Alonso de Herrera (1470-1539) y su magna obra "Agricultura General" más que una misión ya constituye todo un apostolado a su favor. En ocasiones he preguntado por el a muchos profesores universitarios de agrónomos, monte, etc, y no le conocen, por lo que me resulta frustrante. Ya sé que de manera general no tenemos porque saberlo todo, yo el primero, pero para quienes nos dedicamos a la enseñanza, incluso, para quienes manifestamos públicamente un profundo amor por el vino y la viticultura sobre éste, deberíamos asumir esta responsabilidad mucho más allá de si existen o no presupuestos para ello. Porque de nada nos vale que el Ministerio de Agricultura Español, cumpliendo con un mandato parlamentario y rindiendo su particular homenaje a este ilustre y su obra, ante su quinto centenario, siga siendo D. Gabriel Alonso de Herrera un gran desconocido entre nosotros. Ya es hora de saber el valor de lo que hemos tenido y poseemos en nuestro país para mirar con humildad, pero sin complejos, en los diferentes escenarios internacionales.

P.- Los que te conocemos sabemos que eres una persona muy espiritual y ceremoniosa. ¿Qué opinas de la utilización del tastevin por parte de los sumilleres?

R.- El tastevin aunque cada vez mas es un elemento en desuso, ha de constituir el reflejo visible del amor y la pasión de lo que somos y llevamos por dentro sin ningún complejo, y digo más...la viticultura ha sido utilizada tambien como iconografía dentro de nuestra cultura occidental y en tantas otras transcendentales tradiciones durante miles de años por su propia naturaleza como símbolo de resurrección. Basta con que nos enamoremos de sus diversas etapas como la parada vegetativa hasta el despertar con sus lloros en la primavera; es como asistir en primera persona a una resurrección de toda la naturaleza, de una aparente muerte a la vida. Por otro lado, qué decirte de un zumo que por medio de la inexplicable fermentación hasta para Luis Pasteur... se transforme en un maravilloso alimento para el cuerpo y el alma. No por gusto el vino ha sido inspirador de tantas obras bellas poéticas pasando por las artes plásticas entre otras muchas. Por eso, todos los próximos martes durante el actual mes de febrero, el museo del Prado ha organizado su propia ruta del vino en dos secciones, mañanas y tardes.

Y volviendo al tastevin, yo siempre me lo pongo antes de servir un vino aunque lo presente en mi propia casa y para mis amigos.

Incluso, por mas humilde que esté sea, parto siempre de un principio muy sólido,... todo vino se merece mi mayor respeto como sumiller. Detrás de éste ha habido mucho trabajo y desvelo para que llegue hasta nosotros. Es mi forma particular de honrar todo ese trabajo que está detrás, y que muchas veces no lo valoramos. Para otros solo constituye un elemento para hacer negocios. 

Ya lo he manifestado en otras tantas ocasiones,... deberíamos de sentirnos una especie de sacerdotes sirviendo y atendiendo un alimento sagrado. Nuestro tastevin ha de llevarse siempre al cuello, al igual que un sacerdote su orarium (estola), o como un médico su bata, o un motorista su casco,...

Incluso, podría constituir nuestro cinturón de seguridad sobre todo para no estrellarnos contra la soberbia o la indiferencia,... y ya sé que el hábito no hace al monje,... pero también sé que de la abundancia del corazón habla la lengua, y si nosotros los sumilleres no somos quienes vestimos el gran momento de representar un vino, y marcamos la diferencia, no me extraña de que algunos solo viertan sus amarguras personales dentro de las copas de sus clientes contaminandola, y que estos manifiesten una excesiva "tanicidad" de origen humano. Que conste manifiesto también mi respeto ante la determinación de cada cual de no quererselos poner, pero soy de los que cree que nuestras energías negativas la trasmitimos al vino, y nuestro maravilloso tastevin actúa como un pararrayos ante ellas. De hecho, me manifiesto como un profundo admirador ante la cofradía de caballeros del tastevin de Borgoña.

P.- ¿Qué cualidades debe tener un sumiller, para no ser uno más del montón y destacar profesionalmente?

R.- Ante todo dominar con escrúpulo el arte de la prudencia y el saber estar, saber siempre que el protagonista es el vino y las personas a quienes lo servimos, no nosotros. Hablar lo justo si te preguntan, ocuparse de tener conocimientos sólidos, sobre todo los verdaderamente necesarios. Saber escuchar al vino y para ello antes tenemos que callarnos, conocer el universo del vino y sus tiempos, pero sobre todo que el vino nació para hacer feliz a sus consumidores cada vez que descorchamos una botella.
No puedo negarte que soy fan de Custodio Zamarra porque de él he aprendido muchas cosas de las que digo y práctico, de Ani la Higuera, como tambien de Javier Gila o Manuel Ubago,... saber aprender lo bueno de los demás ha de constituir una virtud personal.

Si me lo permites quiero destacar que existen grandes mujeres en este oficio y que no es, o no debería ser, un oficio exclusivo de hombres, y para no mencionar siempre las mismas caras te menciono a Beatriz Hernández o mis compañeras de estudios Vanesa, María, Diana y hasta mi querida Esther que ahora anda por Australia, y que se le echa de menos.

P.- Como experto sumiller que eres… ¿opinas que en España tenemos grandes vinos a precios asequibles para todos los bolsillos?.

R.- Rotundamente sin ninguna duda te digo que sí. Solo hay que asomarse y conocer los precios y las calidades de lo que existe fuera de nuestras fronteras. Incluso, creo en ocaciones somos un poco peseteros a la hora de valorar nuestros propios vinos..., bien saben mis alumnos que siempre me pongo un poco serio con este tema, en ocaciones nos cuesta valorar y reconocer, el trabajo y la magnífica calidad de nuestros productores.

Tenemos que saber distinguir el que en muchas ocasiones no nos podamos permitir un vino por su precio, y ahora hablo también como consumidor, no por ello tenemos que considerarlo caro, nadie pone en duda la precisión y calidad de un buen reloj Cartier aunque no nos lo podamos permitir.

Y no estoy hablando del mercado del lujo, allí conviven la oferta y la demanda, eso es otra filosofía. Considerar para mí que una obra de arte pueda valer 1000 veces más que la vida de cientos de niños que mueren de hambre en el tercer mundo, es algo que nunca comprenderé, por más cuadros que incluso yo mismo tenga colgados en las paredes de mi casa.

El sector del lujo es otro circuito en el que no nos tendríamos que sentir excluidos. A mí no se me ocurre quitarle la raqueta a Nadal y predender jugar por él...

Me encanta y disfruto mucho con todo el que triunfa. Lo hago mío. Estoy convencido de que ha sufrido mucho para llegar a esa posición. Y volviendo a tu real pregunta, nuestras estanterías están abarrotadas de buenos vinos a precios muy asequibles, otra cosa es saberlos identificar, y cuando los encuentras en vez de llevarte una botella, hay que aprovechar y comprase una caja, es lo que yo suelo hacer para mí casa.

P.- ¿Opinas que todas las personas pueden ser buenos catadores, o hay que nacer para ello?

R.- Existen personas con virtudes muy exepcionales para múltiples disciplinas desde su nacimiento, pero esos suelen ser siempre minorías. Yo mismo soy un desastre con la memoria, pilar fundamental para ser un buen sumiller. Este es un oficio donde uno se entrena y se prepara según el nivel donde se quiera competir, jamas se me ocurriría invitar a Indurain para que compitamos en bici, ni a Mireia Belmonte para hacernos unos largos.

Una de las reglas de oro en mi taller es respetar siempre las virtudes o carencias personales de los demás y trabajar sobre ellas. Por lo tanto, todos y todas tenemos las mismas posibilidades de entrenarnos y de ser buenos catadores, pero la primer virtud a conquistar es saber escuchar al vino, y para lograrlo, necesitamos estar en silencio y despertar todos nuestros sentidos. Es algo que todo el mundo logra con constancia y los ejercicios adecuados.

P.- ¿Cómo ves a corto, medio plazo el consumo del vino en España? ¿crecerá o decrecerá? ¿Las nuevas generaciones se sienten atraídos por el vino?

R.- Yo creo que el consumo del vino irá ganando espacio muy lentamente pero lo ganará. Yo comparto con decenas de jóvenes a los que les gusta el vino,... tampoco confundo mi entorno con otras realidades. Pero si observo que si uno se lo explica con sencillez y creatividad lo disfrutan y hasta logran apreciarlos. En mis talleres tengo alumnos de todas las edades, chicos y chicas, de todos los géneros y profeciones, de hecho en mi propia casa predominantemente de jóvenes hoy todos consumen vino. Solo tengo que atender y respetar sus gustos y preferencias y no pensar con prejucios. Ya de manera general no existen vinos para hombres o mujeres,... si yo te contara más te sorprenderías. Lo que está claro es que es un deber de todos,... bodegueros, distribuidores, sumilleres, etc,... la tarea de acercarlo al público y explicarlo. 

P.- Desde el punto de vista del incremento del consumo del vino, ¿opinas que los consumidores deberían adquirir una mayor cultura del vino, si queremos que se consuma más y mejor?. Es decir… ¿existe una relación de causalidad entre la cultura y un mayor consumo de vino?

R.- Creo que sí y por múltiples motivos. Existen además del desconocimiento, las modas, el trago generoso y colectivo, los medios y recursos, etc, pero nuestra misión fundamental como cualquier pedagogo ha de convertir en atractivo la disciplina. Hemos de saber qué tipo de conocimientos pretendemos exponer. El vino da para mucho... y todos dentro del marco de la sana alegría y satisfacción personal, tenemos que encontrar y construir esos senderos que nos permitan fomentar los grandes encuentros junto al vino.

P.- A muchos jóvenes les parece aburrido el enoturismo, por el simple hecho de visitar el lugar de producción con explicaciones muy técnicas y tediosas… ¿crees que se deberían potenciar las explicaciones teóricas con gastronómica, aventura, juegos tipo concurso de aromas, y aire libre?

R.- Sin duda, todo alimento ha de ser deseado y apetitoso.

Sea el del saber o el propio vino en sí mismo, no debemos ni acosar ni ser pesados, debemos estar visibles para que se acerquen impulsados por su propia inquietud. Basta con ser un tanto creativos según los gustos y motivaciones.

Si me permites un apunte más quiero confesarte un sueño,... me gustaría ver un día al vino como una obra en si misma expuesta en un gran museo como el Prado, Reina Sofía o el Thissen.

P.- Muchas gracias Rigoberto. Agradezco tu visita a nuestras instalaciones, y el hecho de compartir con todos nuestros lectores tu experiencia y vivencia del mundo del vino.

R.- Gracias a ti Carlos por esta oportunidad que me brindas. Agradezco a Catasalacarta.com y a Catadelvino.com vuestro trabajo, y está oportunidad de expresar quien soy y lo que llevo por dentro,... porque esto es también construir pilares solidos del conocimientos, de fomentar encuentro entre personas y profesionales, y.... porque el vino siga gozando cada vez de mayor salud. Muchas gracias.

Antes de despedirte Rigoberto, aprovecho la ocasión para compartir tu ficha de experto de cata de vino con nuestros lectores, pudiendo los que lo deseen solicitarte presupuesto gratuito y sin compromiso de cata en Madrid desde el botón "Solicitar Servicio" haciendo clic aquí.

L1